El arte de vivir en el presente


Vivir el presente es un gran desafío. Sólo instalados en el presente podremos encontrar un camino que nos conduzca hacia una vida más satisfactoria y con más paz interior. El presente es este preciso instante.
Casi todos tenemos temas en nuestro pasado que, en el día de hoy nos continúan doliendo, muchas veces de forma inconsciente y nos impiden vivir en el presente. Cuestiones que no se han solucionado, siguen presentes en nuestro día a día. Por ejemplo: yo estaba enfadada con la vida, porque estaba enfadada con mis padres y eso me generaba una tristeza y un gran vacío interno, siempre miraba hacía el día de mañana para ser feliz y nunca llegaba, hasta que no hice las paces con ellos no pude liberarme de este enfado, de ese vacío , ese tema estaba pendiente en mí y me dominaba en todas las áreas de mi vida, matrimonio, amigos, trabajo... Si nos quedamos anclados en el pasado, siempre seremos esclavos dominados por lo que paso. Podemos estar diciéndonos durante tiempo “ya no hay nada que hacer, esto ocurrió y yo no puedo cambiarlo”, esta creencia puede ser una forma de no responsabilizarse y de quedarnos en la zona conocida (denominada también zona de comodidad), así entramos en una dinámica de vida en la que vivimos por inercia, cayendo en situaciones y rutinas insatisfactorias, y en el que caminamos a destiempo con nuestra vida real que va pasando a nuestro alrededor.
El filósofo y escritor Fernando Savater dice que, frente a la vida, las personas podemos tomar dos posiciones: la del ratón o la del león.
El ratón se pregunta: “¿Qué me pasará?
El león se cuestiona: “¿Qué haré?
No podemos borrar nuestro pasado y olvidar todo cuanto nos ha sucedido, no es simplemente decir “Lo pasado, pasado está”, sino considerar que lo ocurrido hasta ahora son lecciones de vida, algunas extraordinarias, otras dolorosas. Lo que hemos experimentado, nuestros errores, nuestros aciertos, son parte de quienes somos, nos dan una identidad y nos permiten aprender. Una salida frente a los pensamientos negativos del pasado es ser león y preguntarse: ¿qué haré hoy con esto que me preocupa, me molesta o me duele?, ¿qué hago yo con ese pasado?. No escuchar tanto al juez interior que me dice cómo debería ser y actuar, que me reprocha las decisiones tomadas, el error que cometí y que me culpabiliza día a día, y adquirir la confianza necesaria para decidir liberarme de ello, conectar con mi yo más verdadero y transformar el dolor en aprendizaje, en impulso para vivir.

Para adquirir la confianza necesaria debemos Vivir en el Aquí y Ahora.
Vivir en el presente implica intentar que el día de hoy valga la pena por sí mismo, y no como un camino hacía un objetivo futuro. “Amar más la trama que el desenlace”.
¿Qué quiere decir vivir en el presente? ¿Es que hay otra posibilidad?, para ser más claros, deberíamos decir que se trata de estar presentes, en cada instante y en cada elección de nuestra participación en lo que ocurre en nuestra vida.
¿Nos hemos dado cuenta alguna vez, de que nuestros pensamientos se hallan en otro tiempo pasado o futuro, en otro lugar o con otra persona? ¿Cuánto tiempo hemos perdido en lamentaciones sobre el pasado, en previsiones inútiles, dejando de hacer cosas que nos gustan para otro día que no llega nunca?
Si alguien nos preguntase: ¿Qué necesitas para ser feliz en este momento? es probable que nombrásemos todo lo que creemos que nos falta: quizás una mejor salud, estabilidad económica, una pareja, más prestigio, una casa más grande, un coche nuevo, estar de vacaciones… La mente es una gran experta en detectar supuestas carencias, en pedirnos más y en hacernos caer en la trampa de generar deseos que nos proyectan hacía un futuro, el resultado es un estado de búsqueda e insatisfacción continua. Para anestesiarnos de nuestro malestar interior solemos llenar nuestros sentidos con muchos y potentes estímulos: televisión, compras, espectáculos, adicciones…y seguimos sintiéndonos vacios. Aguardamos el momento en que el futuro nos brindara la felicidad pero, a menudo, se nos escapa la vida esperando.
¿Hasta cuando estás dispuesto a esperar?
El primer paso es darte cuenta de que la felicidad no se encuentra en el exterior, se encuentra dentro de ti y de cómo afrontas tú realidad, vivir el presente implica ser conscientes de lo que nos está pasando y de aceptar nuestra realidad interior tal como es. El segundo paso es aprender a vivir instalados en el aquí y ahora, a fluir en el momento, parece fácil y a la vez es un costoso trabajo que esconde uno de los verdaderos secretos de la vida. Para tal fin no se necesita nada más que cultivar la atención plena y aprender a apreciar las posibilidades que nos ofrece el momento presente.

Para cultivar la atención plena, vamos a realizar en este mismo instante un pequeño ejercicio: mientras sigues leyendo, respira, siendo consciente de tu respiración, observa como el aire entra por tu cuerpo y al exhalar sigue acompañándolo con tu atención, a medida que respiras siente cómo en cada exhalación los músculos de tu cuerpo se relajan más y más. Es fácil seguir leyendo y respirando, ¿verdad?, siempre que leemos respiramos, aunque lo hacemos de forma mecánica. Por medio de tomar consciencia de la respiración calmamos nuestra mente y nos hace estar presentes en el aquí y ahora. Tomar consciencia significa dejar de vivir mecánicamente y darnos cuenta de las sensaciones de cada momento, de las diferentes personas que nos rodean y de las emociones que se nos despiertan en nuestro día a día.
Todo lo que sabes, todo lo que tienes, todo lo que eres, todo lo que sientes, todo lo que piensas, todo lo que crees, todos tus juicios y creencias… te han servido para llegar al día de hoy, para llegar hasta aquí, para ser quién eres. Hay algo que puedes hacer para ir más allá, para seguir avanzando, para seguir creciendo como persona, para ser todo lo que todavía no has experimentado ser, para saber lo que por ahora no sabes, solo hay que abrir una puerta, la puerta del querer, querer mirar dentro de uno mismo, querer mirar donde no te atreves a mirar, quizás haya llegado el momento de atreverte a decir sí a la vida. La vida es hoy y no mañana.

¡¡Os deseo un feliz viaje caminando hacia uno mismo!!


Categoría: Reflexiones y sentires
Temas relacionados: El arte de vivir en el presente, vivir en el aquí y ahora, la estrategia del león

Espaipertu. Centro de Terapia y Formación
C/ Marià Sans, 19. 08402. Granollers (Barcelona)
93 879 56 84 / 663 640 490
info@espaipertu.com