Terapia para Adolescentes
TERAPIA GESTALT PARA ADOLESCENTES

La adolescencia es un periodo de transición entre la infancia y la edad adulta. Durante esta etapa se producen cambios físicos, psicológicos, emocionales y sociales. Se definen el cuerpo y la personalidad. Es por eso que los adolescentes se encuentran frente a momentos de muchos cambios, decisivos y constantes. Todas estas características hacen que la adolescencia sea una etapa a veces difícil y delicada tanto de comprender como de vivir. 

Los cambios son relativamente bruscos y, consecuentemente, muchas veces resulta difícil adaptarse de forma adecuada. 
En estas circunstancias, las dificultades para acostumbrarse al nuevo estatus que impone la edad y la nueva etapa puede provocar al adolescente confusión de roles y crisis de identidad, hecho que en muchos casos deriva en comportamientos inestables y contradictorios. Esta transición expone al adolescente a reformularse los conceptos que tiene sobre sí mismo, llevándolo a abandonar su autoimagen infantil y a proyectarse en el futuro, en su etapa adulta. La búsqueda de su identidad, el propio proceso de autoidentificación, la ruptura de muchos de los introyectos y creencias familiares son también otras características comunes. A pesar de eso, hace falta decir que el modo como viva cada adolescente esta etapa dependerá también de muchos otros factores, como los amigos, el entorno escolar, el entorno familiar, la salud, etc. Es común que, con la sensación de desorientación y confusión interna, aparezcan actitudes rebeldes, cambios de humor, euforias, etc. Y con adolescentes con más dificultades para transitar ciertas emociones o con situaciones personales adversas, puedan aparecer conductas agresivas y desafiantes, extrema impulsividad, depresiones, problemas de alimentación, baja autoestima, excesiva ansiedad, falta de compromiso y responsabilidad, aislamiento, etc. Todas estas características son indicadores de que el adolescente está bloqueado o tiene dificultades para su proceso de crecimiento para ser adulto.

La tarea evolutiva de desarrollar una identidad única delante del resto, separada de los padres, se facilita si el adolescente puede aportar sus opiniones y conductas, discutirlas, sin perder la conexión afectiva con los adultos más significativos.
Es importante ser conscientes de ello y tener en cuenta que el adolescente necesita diferir, pero también dialogar y sentirse respetado y comprendido, para ir construyendo y elaborando su personalidad, y conseguir así la independencia y la autonomía propia de la persona adulta.

También es una etapa donde afloran muchos asuntos sin resolver de su infancia, situaciones o emociones que le han quedado pendientes para resolver. Estas carencias y dificultades saldrán a la luz y es una buena oportunidad para hacer revisión de los conflictos que hay pendientes y para encontrar una manera de cerrarlos. 

Es también una etapa muy importante ya que los adolescentes toman decisiones para el resto de su vida. Lo que vivieron en el pasado afectará a cómo tomen las decisiones el día de hoy, y a la vez, estas decisiones influenciarán mucho en su futuro. Es una época en que su identidad en formación llega a la resolución, adquiriendo una tonalidad y una forma de ser.

Ofrecer al adolescente un espacio de soporte y acompañamiento terapéutico ayudará a transitar y a superar todo este proceso de crisis personal, dándole la posibilidad de expresarse y de mostrarse libremente, y de hacer un trabajo de introspección. La terapia es un gran recurso para que aprenda a identificar, expresar y gestionar sus emocione y necesidades en un momento crucial para su desarrollo.

La Terapia Gestalt para adolescentes va dirigida a jóvenes que se sientan perdidos, con desazón, que tengan alguna dificultad, con desinterés o desmotivación, con depresión, inseguridad, baja autoestima, con trastornos alimentarios, dificultades de relación, problemas de ansiedad, dificultad para controlar las propias emociones, etc. Y también va dirigido a aquellos jóvenes que tengan una necesidad de crecer a nivel personal. 

En el transcurso del proceso terapéutico y del acompañamiento emocional el adolescente irá aprendiendo a tomar consciencia de cómo se siente, a detectar, identificar y expresar sus emociones, a averiguar y expresar qué es lo que necesita para estar mejor o para superar aquello que le genera malestar, a crear y descubrir recursos personales para resolver los conflictos que se vaya encontrando en su vida y a tener una mirada más consciente y responsable de él y de su entorno. Es así como, poco a poco, irá adquiriendo una actitud más madura y responsable, preparándose para la entrada al mundo de los adultos.

Este trabajo lo conseguimos mediante distintas técnicas gestálticas, como los dibujos proyectivos, el diálogo, los juegos, técnicas plásticas, el trabajo corporal, relajaciones, visualizaciones guiadas, etc. Son técnicas dinámicas y activas que ponen a prueba el mundo y aprender de él, y donde se fomenta la relación con el terapeuta y la creación de un vínculo con éste.

Entonces, el objetivo principal de la terapia es que el adolescente tome consciencia de sí mismo y de su existencia en el mundo, y así pueda desenvolverse satisfactoriamente en su vida. 

Y los objetivos específicos de la Terapia Gestalt para adolescentes son:

• Dar al adolescente un espacio para aprenda a identificar y a reconocer sus emociones y ofrecerle técnicas para expresarlas.
Favorecer un sistema de valores que pueda dar una referencia constructiva en su crecimiento personal.
Tomar consciencia de sí mismo y de su funcionamiento en distintos ámbitos.
• Desarrollar una buena autoestima y fortalecer su identidad.
Enriquecer y aumentar la escucha interna.
• Conseguir un correcto conocimiento del propio ser, de su cuerpo, sentimientos y emociones llegando a un mayor estado de plenitud.
Superar timideces, el sentido del ridículo, baja autoestima, debilidades, etc. Como otros elementos limitadores para su desarrollo personal.
Pasar de la dependencia emocional al autoapoyo.

Paralelamente, en aquellos casos en que sea necesario, se puede dar un soporte y orientación a las familias para acompañar al adolescente en su proceso

Tener una buena acogida de esta etapa de transición de la vida de cualquier persona es un elemento clave para garantizar un desarrollo saludable.
Espaipertu. Centro de Terapia y Formación
C/ Marià Sans, 19. 08402. Granollers (Barcelona)
93 879 56 84 / 663 640 490
info@espaipertu.com