Nuevo año, nuevos propósitos

Recientemente, hemos estrenado nuevo año. Puede que en algún momento de los últimos días del pasado año o a principios del corriente nos hayamos planteado nuevos propósitos para mejorar y aumentar nuestra calidad de vida. ¿Cuántos de nosotros, habremos sentido el deseo de conseguir un nuevo objetivo, hacer algún cambio en nuestra vida o tener la esperanza de que una situación en concreto, cambie?

Algunas personas, se habrán fijado metas, como estar mejor con uno mismo, irse a vivir solo, dejar el miedo atrás, el hacer nuevas amistades, encontrar una pareja, no tomarse las cosas tan personalmente, dejar de sufrir por lo que dirán los demás, que el pasado no duela tanto, o las más típicas, dejar de fumar, aprender un nuevo idioma…Al principio, afrontamos dicho cambio con mucho entusiasmo, ilusión y voluntad, pero en ocasiones, ello no es suficiente. Es bueno, saber que hay personas que necesitan un proceso personal más largo que el mero hecho de cambiar la forma de pensar.
Empezar una nueva etapa significa la implicación personal de revisar nuestras actitudes y nuestros patrones de conducta. Desde el autoconocimiento personal podremos encontrar nuevas formas de actuar cuando nos encontremos con algún obstáculo en el camino.

Deberíamos ser conscientes del por qué nos encontramos con las mismas dificultades u obstáculos una y otra vez, ya que, si seguimos comportándonos de igual manera, el resultado que obtendremos, será el mismo que hasta ahora y, de otra parte, si ya somos conscientes de lo que hacemos, el trabajo consistiría en estar muy atento a lo que hago, para poder actuar diferente, y cambiar ese patrón negativo. No debemos culparnos por ser como somos, nuestro carácter y las actitudes que no nos gustan, están ahí por alguna razón, seguramente, en algún momento de nuestra vida, nos han sido útiles, pero quizás ahora, ya no nos sirven.

Tenemos el poder de transformarnos, aprendiendo de nuestras experiencias pasadas y nutriéndonos de ellas, y empezar paso a paso a construir una nueva etapa. En ocasiones, nuestros “patrones aprendidos”, nos hacen percibir la realidad de un modo que creemos que es la correcta e incuestionable, por lo que estamos poco predispuestos a revisar nuestra conducta y nuestros propios pensamientos. Pero si nos atreviésemos a distinguir lo que nos gusta de nosotros de lo que no, tendríamos una poderosa herramienta para empezar a hacer las cosas de otra forma y así conseguir resultados distintos.

 ¡Fuerza, para seguir el camino!


Núria Remus - Terapeuta Gestalt - Publicado "Revista del Vallès", 14 de Enero 2011. Número 4.045




Nuevo año, nuevos propósitos

Espaipertu. Centro de Terapia y Formación
C/ Marià Sans, 19. 08402. Granollers (Barcelona)
93 879 56 84 / 663 640 490
info@espaipertu.com