Terapia de pareja  


Ante una crisis de pareja es fácil no saber que camino tomar. La terapia de pareja tiene como finalidad acompañar a los protagonistas a profundizar en su relación y gestionar situaciones estancadas o de conflicto. 

Así, las crisis, lejos de ser un obstáculo que impiden el encuentro, dan paso a una nueva oportunidad para desarrollarse y relacionarse con más profundidad y agrandar la capacidad de amar, mirándose y rescatando todo lo necesario para restablecer la intimidad, la creatividad o la comunicación perdida. La terapia Gestalt contribuye a un mejor conocimiento propio, del otro y de las posibilidades del vínculo y así generar un TU, YO y NOSOTROS.


La relación de pareja, después de la familia de origen, es el vínculo más importante y significativo que establecemos las personas a lo largo de nuestra vida. En terapia es un tema que se nos presenta con mucha asiduidad. Es en la relación de pareja donde se representa lo mejor y lo peor de cada uno de nosotros. A lo largo de nuestra vida en relación podemos atravesar crisis, momentos difíciles que se nos presentan como una oportunidad de crecimiento y de revisión de nuestros patrones de conducta. Si nos atrevemos, puede ser un camino de autodescubrimiento y una oportunidad para aprender a gestionar nuestras relaciones y conductas que posiblemente estén obsoletas y dañen a nuestros seres queridos, siendo motivo de frustración e insatisfacción constante.

Cuando nos vinculamos en pareja, solemos depositar en ella expectativas y deseos interiores insatisfechos para llenar nuestros vacíos. Muy a menudo, dichas expectativas no coinciden con la realidad o bien son muy difíciles de cumplir para la otra persona.
Cuando los dos miembros de la pareja son conscientes de sus propios patrones y vacíos internos, se puede generar un buen vínculo afectivo, de adulto a adulto, siendo la relación un bonito espacio de convivencia y nutrición.

Las circunstancias personales o distintos procesos internos que cada uno de los miembros de la pareja esté atravesando en el momento presente (problemas no resueltos de la infancia, problemas en la relación con los padres, cambios internos, pérdida de ilusión, inestabilidad en el trabajo, la llegada de un hijo…) afectan de manera directa al otro y, por lo tanto, al vínculo. De este modo, los cambios y movimientos internos pueden ser motivo de actualización, de revisión y de crecimiento para la pareja.
Los motivos de crisis que suelen traer a las parejas a terapia pueden ser diversos: discusiones constantes, falta de comunicación, las distintas búsquedas en el camino de vida, infidelidad, entrada en la rutina, nacimiento de un hijo o emancipación de los hijos (síndrome del nido vacío). Cada pareja es única, cada pareja tiene su propia historia, y desde esta mirada respetuosa trabaja la terapia Gestalt.
Cuando la pareja entra en un bucle a menudo puede resultar difícil encontrar una salida. Si los dos miembros de la pareja están dispuestos, la terapia Gestalt puede ayudarlos a encontrar distintas formas de relacionarse.

El trabajo terapéutico gestáltico acompaña a los dos miembros de la pareja a transitar estos momentos difíciles, encontrando así un apoyo para poder actualizarse y reencontrarse si todavía hay amor. La terapia puede ser un camino para encontrar el bienestar y la paz tan anhelada en un lugar tan importante como es la pareja, al lado de la persona que hemos escogido para acompañarnos en nuestro camino de vida.

El primer paso para el cambio es reconocer y estar dispuesto a recibir ayuda. A partir de aquí se pueden empezar a hacer diferentes movimientos, a actualizar acuerdos establecidos que estén obsoletos, y para ello hay que estar dispuesto a cambiar rutinas, a aprender a comunicarse con amor, a hacer una escucha de las necesidades y reproches del otro, dando espacio a lo que ocurre a cada uno de los miembros. Desde el respeto, se trata de aprender a ver al otro con sus necesidades y, desde ahí, restablecer el amor.


La Terapia Gestalt también nos acompaña en tránsitos de separación de pareja, tratando temas pendiente para poder cerrar el vínculo y, desde ese espacio, honrar y agradecer el amor que ha habido en la relación. Ante una separación o divorcio, la terapia puede ser un acompañamiento en el duelo desde un lugar de respeto, para el bienestar emocional de todas las personas implicadas, incluyendo a los hijos, si los hubiera.

La Pareja es una gran escuela de vida y en ella aprendemos a amar y también afloran todos los temas pendientes de cada uno. Crecer en ella o aprender a separarnos sin dañar ni destrozar al otro es un buen puerto de amor para nosotros mismos y para la relación.

En Espaipertu os ofrecemos un espacio para trabajar la relación de pareja desde el respeto y el ritmo de cada uno, ayudando a redefinir la relación, a mejorar la comunicación, para que salgan a la luz miedos, resentimientos, deseos, necesidades propias de cada miembro y de la pareja, llevando a ésta a un lugar de amor y bienestar.


Si queremos que la pareja perdure, no se trata de evitar los desequilibrios sino de aprender a resolverlos.







Terapias » terapia de pareja
Espaipertu. Centro de Terapia y Formación
C/ Marià Sans, 19. 08402. Granollers (Barcelona)
93 879 56 84 / 663 640 490
info@espaipertu.com