La importancia de la comunicación

 

La importancia de la comunicación


Recientemente empecé los trámites para cambiar de compañía de telefónica y antes de realizar la portabilidad, me hicieron una oferta difícil de rechazar. He pasado de tener un sencillo teléfono móvil a disponer de un aparato de última generación, con internet y múltiples aplicaciones que voy descubriendo diariamente. He podido comprobar por mí misma que este aparatito, inocuo a primera vista, crea adicción. Recibo los e-mails y las noticias al momento, allí donde esté. Antes iba al parque con mis hijos y estaba allí, con ellos. Ahora, a menudo me encuentro mirando el móvil y me pierdo lo que acontece en el momento, mis hijos, sus amigos, las demás mamás. Hablando con un padre del colegio, éste me comentó que en el trabajo están perdiendo la comunicación verbal y que lo hacen a través del WhatsApp. Las palabras que él soltó como algo normal, a mí me hicieron replantearme con tristeza el peligro que corre el contacto real en las relaciones humanas.

 

Tengo un sentimiento de dualidad. Es cierto que estamos en la era de la comunicación, lo que supone beneficios para relacionarnos con diferentes personas y conocer diversas actividades que se difunden a través de la red. Son muchas las personas que se comunican a través de las redes sociales, pero no podemos hacerlo como un reemplazo a la interacción humana. No olvidemos que la vida pasa en el momento presente, a nuestro alrededor, y quizás, si estoy demasiado pendiente de mi móvil me estoy perdiendo una agradable relación con el otro, podría estar rodeada de gente durante todo el día y no mantener contacto, no encontrar una palabra amiga, una cálida mirada, un camino de conversación hacía la otra persona, e iniciar una relación que se pueda convertir en amistad.

 

Sé que no soy la única con la necesidad de contacto, de mantener relación con las personas, de sentirme unida, de humanizar las relaciones, de mirar no sólo mis necesidades sino también las del otro. Lo sé porque cada vez más, voy encontrando en el camino a personas que sienten y piensan como yo. También es real mi dificultad de navegar por el mundo de las relaciones superficiales, donde prima el yo sobre el tú y donde es más importante la necesidad individual frente a la colectiva. Necesitamos una buena dosis de amor y humanidad para poder hacer frente a la frialdad de las relaciones, ante la realidad de que hoy día son muchas las personas que se sienten solas a pesar de todas las redes sociales que existen, lo que más nos ayuda a incrementar la inteligencia social es exponernos a diferentes relaciones, con diferentes personas y de diferentes ámbitos, aprendiendo a aceptar lo que cada uno nos pueda dar, abrirnos a recibir, con amor y entrega la presencia de otro ser.


Marzo de 2010

Espaipertu. Centro de Terapia y Formación
C/ Marià Sans, 19. 08402. Granollers (Barcelona)
93 879 56 84 / 663 640 490
info@espaipertu.com